El sistema Norteaméricano de construcción

Una charla con Luís F. sobre el sistema norteamericano de construcción

Becerril de la Sierra, Madrid, España.

En julio del año 2006 tuve invitado a una familia norteamericana. El tenía un negocio de piscinas y había trabajado en la construcción. Una mañana nos pusimos a charlar, y la conversación acabó centrándose en el sistema norteamericano de construcción que me resultó en muchos aspectos sorprendente. Habla castellano. Ha vivido en Miami, y es la zona que mejor conoce. Trato aquí de dar forma a lo dicho por el, reflejar las ideas y transcribirlas respetando en lo posible sus propias palabras. El texto ha sido revisado por el mismo para evitar errores de entendimiento ó trascripción.

Allí una casa media suele tener una superficie de unos 170 m2. (1.800 pie2) La parcela puede tener unos 200 m2. (2.150 pie2)

Suele costar unos 230.000 dólares.

Allí, concretamente en Miami, debido a los vientos huracanados es aconsejable las cubiertas a 4 aguas por ser mas aerodinámicas, y si se tiene así, el seguro vale menos.

Las casas tienen mas valor si tienen la capacidad de contener un pequeño apartamento que alquilar a un tercero y ayudarse con ello a la economía familiar.

Hay unos departamentos de zona abiertos al público que por 10 dólares pueden consultar la información disponible de cualquier dirección. Allí se puede ver las últimas reformas, los planos de la casa, su estado legal....

El arquitecto solo firma los planos. Allí tiene mucho peso una figura intermedia que gestiona al propietario todos los aspectos. El trato directo del propietario y el arquitecto no existe. Al arquitecto no se le ve la cara. No suele ir a la obra. Al igual que los médicos, trabajan poco y ganan mucho. Ver al arquitecto son palabras mayores. Verles la cara en como ver al Papa. El arquitecto tal vez , dice el, no va porque se atiene a las visitas de los inspectores. Por una casa de unos 170 m2. suele cobrar unos 20.000 dólares.

El respeto a la normativa, a los códigos, es muy grande por las consecuencias nefastas que puede traer lo contrario. En los retranqueos con los lindes no te pases ni un pie (unos 30 cm.) porque te tumban la pared ó si hace falta, te echan la casa abajo. Si alguien empieza la casa sin la llamada Carta de comienzo se arriesga muy probablemente a que le tiren lo hecho y comience de nuevo.

En muchos aspectos hay mucha regulación, sobre todo en los techos. En cuanto a materiales y colores, salvo en comunidades cerradas, (a modo de urbanizaciones privadas) con control de seguridad y vigilancia, en las que si hay que pedir permiso para hacer obras y se regulan aspectos como los materiales y colores a emplear, en el resto son mas permisivos con el aspecto estético. Si quieres pintar la casa de negro lo puedes hacer. En otros, desde luego no hay ninguna regulación. País de contrastes.

Los inspectores estatales realizan la supervisión exhaustiva de toda la construcción. Son muy exigentes, y poco dados al soborno. A nadie se le ocurre intentarlo y solo la pregunta te puede salir muy cara. Tienen buenos sueldos.

En una ocasión F.S. realizó la instalación eléctrica de la casa con un cable de mayor sección que el indicado en los códigos técnicos pero de distinto color. El inspector obligó a retirarlo y a hacerla con el color exigido.

Los arquitectos suelen ser hacerse muy ricos una vez que entrar en el circuito de la actividad.

La vida en EE.UU. es complicada. EE.UU. funciona por inspecciones. Van realizando fotos aéreas y de pronto te puede venir una inspección diciéndote que tal techo no aparece en planos. Dan un plazo para legalizarlo y si se pasa del plazo, cada día cobran 500 dólares de multa.

El norte es mas exigente. Cerca de Canadá. El sistema de inspecciones hace muy lenta la construcción. Cada día de inspección es un día perdido. Suelen ir 3 veces por cada sistema a controlar. Electricidad, fontanería (el llama plomería) aire acondicionado...

Comprar una casa sin todos los permisos puede ser fatal. La gente suele contratar a un abogado de bienes raíces para hacerlo. Suelen comprarla a través de agencia y banco porque estos se aseguran que está todo legal para, llegado el caso, no embargar algo con problemas de venta.

Hay poca creatividad en las viviendas. Allá los proyectos suelen ser casi todos iguales. Aquí se ve mas variedad. Los proyectos se guían por el estilo existente en el área.

Las cubiertas son ligeras, muy ligeras. Los huracanes se las llevan con facilidad. Para hacer una cubierta de hormigón como las que se hacen aquí hay que pedir permiso en el ayuntamiento y es muy difícil de conseguir porque es ir contra el sistema. La cosa funciona así. Salta a la vista que la endeblez de las casas es comercial. Viene un huracán, se lleva la cubierta, el seguro paga, se contrata una empresa constructora, se ponen a rehacerla, esto requiere mano de obra, materiales, transporte, actividad y la economía del país se mueve. L.F. se queda impresionado cuando ve las fotos que le enseño de una construcción de una vivienda unifamiliar de las de aquí. Llama a su mujer y le indica sorprendido los grosores de forjados, los pilares de acero, y las dimensiones de los elementos de madera de una cubierta como (ver) Allí solo en las escuelas, los hoteles y los edificios gubernamentales se construye con esa solidez. "! Eso es para millonarios" ! exclama.