La Casa entre Bosques

Esta es una casa de veraneo en San Rafael. El terreno está situado en lo que era hermoso prado rodeado de pinos donde no hace mucho se podían ver caballos al galope. Ahora, el prado no se percibe y a cambio se ha visto salpicado de casas con mejor ó peor fortuna. El aire amparador de su cubierta, los colores cálidos de la madera y de la filita en rama, evocan como un ensueño primigenio de casa donde refugiarse.

El estilo como se puede ver continua la línea de la casa en Becerril de la Sierra.

El porche delantero rebaja la escala de la casa. Imaginándola sin el, la presencia de la casa se haría excesiva. Por eso, en los últimos proyectos procuro rodear a la casa de porches, pues le dan una escala mas cercana y próxima.

La casa se comenzó a construir a primeros del año 2004. Aquí se pueden ver fotos de los primeros momentos. A lo largo de esta página puedes ver planos, fotos del estado final, comentarios y detalles de esta obra. La casa se terminó en el verano de 2005.

El presupuesto inicial de la construcción fue de 220.000 euros (36.500.000.- pesetas) en el año 2004.

Se parte de una parcela de unos 700 m2. El terreno tiene un ligera pendiente que finalmente queda algo mas acentuada con relleno. Se lleva la construcción al fondo de la parcela para ganar jardín al sur. Se plantea una vivienda con una planta baja compuesta de porche, estar, comedor, cocina, un dormitorio, un baño y espacios de distribución. En planta alta se sitúan 3 dormitorios y dos baños, uno de ellos independiente. El semisótano se distribuye para garaje y distintos espacios de servicio.

Los materiales utilizados son: muros de apoyo perimetrales de fábrica de ladrillo chapados en piedra de musgo. Los pilares y vigas interiores son metálicas y de hormigón. . La cubierta y elementos de madera en porches y aleros son de pino aserrado y tratado. La cubrición se realiza con planchones de filita. La carpintería es de madera. Los dinteles de ventanas se realizan con traviesas de tren.

Detalles de la construcción.

La estructura de la cubierta es de madera aserrada de pino silvestre de la zona, de los pinares de El Espinar, Segovia. Las escuadría para los pares es de 10x20. Para las vigas, jabalcones y basas de 20x20. Esta última es en mi opinión la sección mas adecuada para los elementos principales de esta obra, ya que una menor (15x15 como anteriormente utilicé para un porche de 2.5 m. de vuelo) da una sensación de excesiva endeblez, aunque tenga resistencia suficiente. La clasificación resistente de la madera aserrada utilizada según la Norma UNE EN 338 es C18. La tornillería utilizada es de Heco Schrauben en general de 6x240. La madera utilizada en el porche es de derribo. El costo de la madera aserrada es de unos 300 € (año 2006) el m3 cepillada y curada en autoclave. (El de madera laminada, -mas estable dimensionalmente-, no se abre ni se deforma, de unos 600 €/m3). Las paredes exteriores van chapadas con piedra de musgo de unos 10 a 12 cm. de espesor.

Hay hoy día todavía cierta reserva a usar elementos de madera en el exterior. Sin embargo actualmente hay fabricantes de prestigio que disponen de productos protectores de la madera para exteriores de calidad. La frecuencia de mantenimiento depende de las condiciones ambientales y del grosor de capa aplicada. La resistencia máxima observada es de 5 a 7 años. En este proyecto, la fachada con mas elementos de madera es la sur (en realidad sur-oeste) pero los elementos que mas sufren son el alero extremo, la barandilla y el zócalo de borde de la base. En el alero se ha dispuesto una plancha de cobre que conjuga bien con el resto de la casa (no hay que asustarse porque al principio tenga un color chocante). El resto de los elementos, pares interiores, vigas, jabalcones, entramado para acristalamiento, etc... está remetidos y mas protegidos del sol y de la lluvia.

Como se puede ver el aislamiento térmico se sitúa en la cara interior del muro de carga de fábrica de ladrillo.
Hay aspectos circunstanciales que en un proyecto aconsejan adoptar decisiones contrarias a lo que pudiera parecer óptimo
técnicamente.

En este caso, la vivienda se utiliza para fin de semana. Esto significa que lo probable es que se
empezará a calentar el viernes por la tarde y el domingo se dejará. Si desde un punto
de vista bioclimático es aconsejable proyectar muros con alta inercia térmica y con el aislamiento por
la cara exterior, en estos casos de uso discontinuo, cuestiono que sea rentable.

Si el aislamiento térmico en esta casa estuviera por la cara exterior el sistema de calefacción
tendría que calentar una gran cantidad de masa de fábrica de ladrillo hasta que el flujo de calor generado llegara hasta
el aislamiento y este actuara como freno a la fuga de calor. En una casa de este estilo, la masa de fábrica de
ladrillo que se interpondría entre el aire interior y el aislante y que habría que calentar estaría en torno a unos 30 m3.
Una habitación para dormitorio usual de 9 m2. tiene 24 m3. de volumen.

Parecidos. Es decir, diga el experto bioclimático a su cliente de fin de semana que este se va a tener que gastar
de su cada vez mas castigado bolsillo, un montón de euros para calentar una habitación llena de ladrillos antes de
que el aislamiento térmico situado al exterior de las paredes empiece a retener las perdidas de calor.
Tal vez no le dé tiempo a calentarlos lo suficiente como para que la calefacción se detenga y entonces, empiecen
a devolverle gratamente y poco a poco el calor que han almacenado. Y que cuando se marche de regreso a su congestionada
ciudad y apague la calefacción, dejará una montaña de ladrillos calientes devolviendo inútilmente
su calor a una casa sin ningún alma que lo agradezca.

Unos números gordos para cuantificar la cuestión.
Calentar 30 m3. de fabrica de ladrillo de 10º a 22º requiere Q=45000*0.22*(22-10)=118.800 Kcal.
Calentar una bañera (de 130 l.) a 36º desde una temperatura de 14º requiere Q=130*(36-14)*1=2860 Kcal. 42 veces mas.

Casi 475.000 kcal. al mes a 0.20 €/1000 Kcal., en gasóleo 2.008 , supondrían unos 100 € al mes de gasto.
Es decir, se podrían calentar unas 170 bañeras (el equivalente a un dormitorio de 8 m2 lleno de agua) cada 4 fines de semana con ese calor desaprovechado..

En mi opinión la situación que se produce en la fachada lateral hay que tratar de evitarla si es posible. Como es el caso, el muro de piedra tiene unos 6 metros y hace que ese lado pierda su escala, cobrando la casa demasiada altura y rompiendo la proporción adecuada con la cubierta y con el resto de la casa. En la fachada posterior de este proyecto se acentúa mas esta cuestión. Las siguiente fotos ejemplifican esto.

De estas fotos se pueden aprender algunas conclusiones.

1.- Salvo la foto superior derecha, el resto tienen demasiada altura. Quedaría mejor, pienso, -desde el punto de vista estético,- sin una planta, la semisótano.

2.- Frente sur. En la foto (2), el sol no ilumina el frente sur (a calle) . La foto fue tomada por la mañana. Visualmente la configuración de la fachada con ese juego formal de interés queda "matado" por la ausencia de luz. Compárese con las foto que encabeza esta página. De aquí se desprende que si diseñamos para una orientación norte, de poca luz, no va a tener la misma fuerza formal nunca que al sur, donde parafraseando a Le Corbusier va a ser realzada por ese juego de volúmenes bajo la luz.

3.- Frente Norte. La foto inferior derecha (4) muestra una fachada con un tamaño excesivo, y demasiada masa de piedra que la configura como una fachada visualmente pesada. Tal vez una duplicación de un tejado, unas contraventanas grandes de madera, un forrado de tabla de madera en el triangulo superior hubieran mejorado este frente.

La cota de asentamiento. En las fotos superiores se puede ver la vaya metálica de separación de parcelas con una incipiente plantación vegetal. Cuando esta esté tupida el semisótano no se percibirá desde la calle la planta semisótano quedando el conjunto mejor. De cerca, en la vida cotidiana, dentro de la parcela lógicamente si. Esto plantea un problema a la hora de elegir la cota de la casa, teniendo en cuenta el suelo ó la línea superior que define la pantalla que suponen los setos ó cerramientos de la parcela. Si se tiene en cuenta el primero, la casa se verá baja antes de traspasar el cierre. Si se tiene en cuenta el cierre, la casa quedará alta una vez dentro.
[googleplusauthor]