Una Obra en Nuevo Baztán

Una Obra en Nuevo Baztán

Esta obra se está realizando en Nuevo Baztan. Tiene dos plantas. En la baja, a ras de suelo, contiene los usos principales. Arriba, un espacio diáfano bajo cubierta y un dormitorio con baño. Una gran cubierta a dos aguas ampara la construcción alcanzando con su vuelo a los porches que la rodean.

Gruesos muros y cubierta, y materiales de acabado naturales ó primarios caracterizan la construcción. Madera, celulosa, cerámicos, piedra, filita, cristal...

El propietario tuvo dificultades para encontrar un constructor de la zona que se la pudiera hacer. La cubierta de madera echaba para atrás. Esta obra ha conllevado multitud de encuentros entre distintos elementos que quedan vistos y requieren bastantes detalles constructivos y una mayor atención en obra de lo normal.

Sin embargo, es posiblemente la mejor obra de las hechas en cuanto a aspectos como aislamiento térmico, impermeabilización de la cubierta, inercia y aislamiento térmico de los muros, cuidado de las filtraciones de aire, roturas de puentes térmicos en los alrededores de los huecos y del forjado anitario...disminución de puentes acústicos.

Se ha empleado madera de pino aserrada y laminada para los distintos elementos de la cubierta y de los miradores en planta baja.

La cubierta se realizó con muros perimetrales de fábrica de ladrillo en los hastíales y muretes laterales, pilares metálicos interiores HEB y vigas HEB. El replanteo de la cubierta requiere un cuidadoso trabajo.

Las 4 aguas producen multitud de encuentros que hay que pensar detenidamente. Las vigas metálicas se trajeron hechas de taller y el montaje no fue problemático. La colocación de los distintos elementos de madera llevaban trabajo de forma desigual. Había piezas que solo requerían medir en obra, cortar y colocar y otros (como la limahoya de la foto superior) que se iban encontrando con distintos elementos en su recorrido y era necesario presentar, desmontar, recortar...presentar, cortar... por lo que el presupuesto a priori de las mismas es complicado.

El muro es el mas grueso que he realizado. Tiene 5 capas, y terminado alcanza 60 cm. de grosor.

Casi como los muros de las antiguas casas. Está compuesto por las siguientes capas empezando desde fuera hacia adentro. Chapón de piedra rubia de unos 13 cm. de grueso, 3 -4 cm. de mortero de agarre, medio pie de fábrica de ladrillo, 6 cm. de celulosa proyectada, enfoscado fino de mortero, 1 pie de fábrica de ladrillo, guarnecido de cal. Su grosor, y la inercia derivada de el, permitirá una estabilidad mayor de la temperatura interior. Hoy día es habitual construir con muros delgados de 25 cm.

(Monocapa 1.5 cm. + 1/2 pie de 12 cm. + 3 ó 4 cm. de poliuretano + hueco sencillo de 4 cm. + guarnecido y enlucido de yeso de 2 cm.) Estos muros tan delgados o mas, confían su eficacia al aislamiento térmico y al aire acondicionado. Pero la existencia del primero, no es garantía de confort, y el segundo cuesta dinero y en ocasiones causa problemas de salud, desde simples
resfriados, alergias, ó las enfermedades como la lipoatrofia provocadas en construcciones con el síndrome del edificio enfermo.

Construir estos muros gruesos que en verano van a ser grandes acumuladores del fresco de la noche y por el día poco receptores de calor, ya que esta casa está totalmente rodeada de un porche perimetral que la resguardece en gran medida de la radiación directa del sol, es una satisfacción. Tengo curiosidad en saber el consumo de gasóleo anual. Estimo que entre 3000 a 3500 litros al año pero veremos. La casa tiene 200 m2. en planta baja y 80 habitables en el bajo cubierta.

Detalle de composición de la cubierta. Friso de madera, lámina impermeable, transpirable y barrera de vapor ( en obra no se coloco con propiedades especificas de barrera de vapor por no considerarla necesaria) , aislamiento térmico de celulosa, tablero de fibra de madera aislante térmico e impermeable. Falta en la foto, enrastrelado, una segunda lámina impermeable y transpirable, y la cubrición final. Todos los elementos de madera están tratados contra xilógagos.

El proyecto de la misma estuvo muy condicionado por absurdos criterios de la normativa urbanística que obligaban a medir la altura de la edificación en función de en cual de las calles a las que daba la parcela se situase la puerta de acceso.

Esa y otras "lindezas" de la norma y del criterio edilicio de la autoridad gobernante maltrataron el proyecto inicial. Cerca existe alguna edificación forrada de chapa metálica (no se que interés puede tener que el ser humano viva rodeado de chapa de acero por todos los lados) que campa a sus anchas con desprecio absoluto a las construcciones existentes, con estética muy desigual si es cierto, pero que no desentonan de forma tan grosera con su entorno.
[googleplusauthor]