Tras una conversación con un cliente de Bilbao que quería la línea de la casa del tejado hasta el suelo en una planta, dibujé esto. He de reconocer que su firme voluntad atravesó mis resistencias previas y bendito momento. Estoy entusiasmado con ello. La casa de esta forma se hace aún mas baja, mas cercana, mas cómoda de vivir al ser de un solo nivel.

En el dibujo es dificil percibir las sensaciones que se tienen ante un tamaño así. Yo puedo imaginármelas mejor porque conozco bien el volumen del proyecto original. En el primer plano pongo a la misma escala  los dos alzados (de una planta y dos plantas*) para tratar de hacerse una idea de lo que supone esa reducción de dimensiones. El sueño sería verla construida.

(Si se visualiza con PC, pinchar en lupa. En movil o tablet, hacer zoom con los dedos.

La distribución tiene tres dormitorios, dos baños (uno de ellos en suite), y un estar-comedor-cocina con una gran cristalera al jardín. El porche al este al bajar la cubierta ha de desaparecer, no tendría altura suficiente para ser aprovechable. (en el proyecto real que aparece mas abajo se ha trazado la cubierta a una altura suficiente para permitir un porche al Este). Se completa con una una cabaña de niños y una caseta de perros bajo los brazos, despensa-lavandería y un cuarto de instalaciónes para la aerotermia. La superficie seria de 147 m2. mas un porche de 36 que computaría unos 12 m2. Total superficie construida, 159 m2. (El porche este es el lado mayor a la derecha y  así sería lo deseable para que el ventanal tuviera orientación sur conveniente desde el punto de vista bioclimático). El porche al sur tendría también unos tres metros de vuelo.

La altura de cumbrera sería 4.50 m. frente a los 6.50 m. del proyecto de dos plantas. Muy bajita por tanto.

La idea inicial sería dejar la cubierta vista de madera en el estar-comedor-cocina y en los dormitorios. Los baños, aerotermia y distribuidor con falso techo para evitar la sensación de tubo alto vertical. Maletero-trastero sobre ellos. Tal vez sería una buena ocasión para ensayar poner el entablado de madera de la cubierta por la cara inferior de los pares, no por la superior como suelo hacer, quedando ocultos y confiriendo un aire menos rústico y mas moderno.

Cuarcita en taco de colores ocres

Esta es una variante de 2 dormitorios pensada si acaso para mas adelante hacer tres. La superficie es de 110 m2. mas 12 de porche, total, 122 m2.

Los materiales pensados para el proyecto serían: filita en rama oxidada en cubierta, suelos interiores de madera maciza de roble de 20 mm. de espesor, aislamiento de fibra de madera en cubierta (14 cm.) y celulosa en paredes (16 cm.), cuarcita de 90x90 cm. en suelos de porches, taco de piedra de cuarcita en muros exteriores, canalones y apliques exteriores de acero corten, ventanas de madera doble o triple junta, puertas de madera maciza, acristalamientos doble o triple  U=1 ó 0.7 W/m2K, suelo radiante y refrigerante, aerotermia, placas fotovoltáicas. Con estos materiales y sistemas y a los precios actuales de mercado  estimo que el costo podría estar entre 1.350-1.450 €/m2 ( precio orientativo en octubre de 2020), es decir, entre 214.00 € y 230.000 € mas iva de construcción.

Nota*: la superficie del proyecto de dos plantas tiene 200 m2. en planta baja, 50 en bajo cubierta y 30 de porches computables, total, 280 m2.

Cuarcita dorada en porches de 90x90 cm. y junta aclarada color arena. Foto de tres viviendas proyectadas en Bustaviejo (Madrid) en 2011.  (Ver varios proyectos)

Cuarcita dorada de 90x90cm. con corte manual en bordes

Cuarcita dorada con borde manual en tamaño de 90x180 cm.

Un proyecto real de la casa del tejado hasta el suelo en una planta

A comienzos del 2021 recibí el encargo de un proyecto de la casa del tejado hasta el suelo en un pueblo de Avila. Por fin podria llegar a ver materializada la idea!.

La parcela era de 1000 m2. con una pendiente bastante pronunciada. La calle se situaba al norte de la parcela, en la zona mas alta. El desnivel entre la calle y el punto mas bajo era de unos 6 m. La zona mas cercana al acceso tenía un 23% de inclinación y el resto un 11%. Las vistas mejores se sitúan al sur.

La idea de casa era de un tamaño contenido pero resolutivo, 3 dormitorios, dos baños, salón-comedor-cocina en un único espacio y espacio para lavandería e instalaciones. Lo que es la vivienda extrictamente, superficies útiles (116 m2.) mas ocupación de tabiques y muros perimetrales finalmente se quedó en 151 m2. construidos. Superficie de porches computables 45 m2.

La casa se integra en el entorno con materiales naturales , filita en cubierta de colores rojizos y ocres oxidados, taco de cuarcita o piedra de musgo rubia en paredes, cuarcita dorada en suelos, madera en tono roble en entramados y cristal, e interiormente se proyectan líneas modernas, paredes blanqueadas sin elementos de una rusticidad clásica.

Hay que tener en cuenta desde el principio de proyecto las limitaciones urbanísticas. La ocupación, edificabilidad, alturas permitidas y retranqueos, rellenos.. y el criterio de medición que la norma local establece para ellos. Por desgracia estos criterios son diferentes de un ayuntamiento a otro, no hay un criterio unificado. Para mas desgracia, la cosa se complica porque cada técnico de ayuntamiento hace una interpretación particular de lo escrito, llegando a situaciones delirantes y sangrantes como es por ejemplo el caso del ayuntamiento de Lozoya, donde un hermoso proyecto fue rechazado por absurdos razonamientos, imponiendo criterios irracionales bajo el paraguas todopoderoso de que "ese es el espiritu de la norma". Con la iglesia hemos dado Sancho.

Dadas las pecualiridades de este proyecto con un porche al sur (con una pasiva y bioclimática cristalera amplia amparada por un gran vuelo de unos 3 m. y el porche al este, el trabajo inicial fue dibujar la sección tranversal oeste-este. Al ser de una planta, el porche este podía quedar muy bajo y hubo que hacer el ajuste preciso de la idea para darle suficiente altura.

Con tanto porche al sur y al este, la ocupación que desarrolla la casa puede ser un problema y en ocasiones hace inviable el cumplimiento de la normativa urbanística. Por ello vuelvo a insistir  en la conveniencia de hacer un estudio detallado de la parcela, su normativa y los criterios de medición incluso el "espiritu interpretativo" del técnico local, antes de comprar un terreno. También averiguar antes los tiempos usuales de concesión de licencias que como el caso del ayuntamiento de Hoyo de Manzanares y Lozoya, a fecha de hoy son escandalosos y hasta desanimantes.

 

El presupuesto de los propietarios era contenido y el primer problema era saber que tamaño de casa se podia llegar a  hacer. Lo que hicimos fue dar un proyecto ya completo con características constructivas similiares a dos constructores locales y que lo prespuestaran. Uno de ellos llegó muy detallado, con precios unitarios y para sorpresa nuestra la repercusión fue de 950 €/m2. En Madrid, en ese momento, otros estaban prespuestando en torno a los 1350-1500 €/m2. De esta forma pudimos dimensionar con confianza el tamaño de la casa sin salirse del limite prespuestario.

Tejado llegando hasta casi el suelo. Filita en rama oxidada de colores rojizos y ocres. Canalón de chapa de acero corten de 20x20 cm. y 2 mm. de gruesa.

Sección por el estar-comedor-cocina y porche este. El estar es con la cubierta vista, siendo el pulmón espacial de la casa. Con este trazado de la cubierta se puede crear un porche al este mas protegido del sol que el orientado al sur. Observe el lector las dimensiones del porche a la derecha (al este), tan cercano, acogedor, tan tocable con la mano, a escala humana.

En este plano de emplazamiento se puede ver la solución proyectada, teniendo en cuenta la orientación, las vistas, la topografía, la posición de la calle de acceso a la parcela, asi como la busqueda de la intimidad visual. 

El proyecto busca abrir una gran cristalera al sur, de forma que queden al interior los espacios de día, estar, comedor y cocina*, y al exterior, un gran porche cubierto. Con las premisas dadas de esta parcela, calle al norte, excelentes vistas al sur y topografía con su punto mas bajo también a sur, la distribución de los espacios interiores venía encarrilada: Un espacio con cubierta vista para el estar, comedor y cocina, el mas alegre y alto de la casa, bañado por la luminosidad del sol de mediodía y con muy buenas vistas al jardín y al lejano horizonte tras la transparente cristalera, desde la que se accede al porche, y desde el que disfrutar en el exterior del jardín y del bello paisaje. De esta manera, la propia casa se interpone entre la calle y la terraza-porche, dando a ambos espacios, estar y porche, la intimidad deseada.

* En ocasiones si es posible, también el dormitorio principal

Jardineras en acero corten de 2 mm., valla con varilla de acero corrugado oxidado de diámetro 16 mm. y piedra de granito rubia con junta aspera aclarada.

A continuación se muestran el diseño constructivo de este y otros proyectos de cara a las condiciones térmicas de los elementos que configuran la envolvente material de la vivienda. 

Introducción:
A lo largo de la historia, los materiales empleados para formar los muros exteriores, suelos y techos han variado enormemente. A través de ellos, el hombre ha tratado de protegerse del exterior, del frio o el calor, del viento, del agua, de la humedad, de la intromisión, del ruido, de las vistas ajenas y hacerlo con unos medios determinados y a un costo asumible.

La evolución va desde muros exclusívamente de piedra* de importantes grosores, muros de ladrillo o madera, muros con cámara de aire a muros aislados con materiales térmicamente muy efectivos. Las normativas han ido evolucionando grandemente. La tendencia ha sido ir disminuyendo el espesor de los cerramientos, aligerarlos, así como dotarlos de mayor aislamiento térmico. Las soluciones de estos cierres han tenido mejor o peor fortuna, no siempre solucionando adecuadamente los problemas o solucionando unos y creando otros.

Venimos de muros poco aislados térmicamente, - el lastre de viviendas mal aisladas es enorme-, de acristalamientos con poca resistencia térmica, de construcciones con un gran costo económico de calentar o enfriar que se ha multiplicado con la subida del petróleo, la electricidad, el gas o el carbón, del uso de energías no renovables que agotan los recursos limitados de la tierra, de los  problemas de filtraciones de aire o hermeticidad insuficiente, de condensaciones en los muros, de espacios mal ventilados, de diseños constructivos con zonas mal aisladas (llamados puentes térmicos)

 

 

En el momento y en el lugar que nos encontramos, la normativa, CTE (Código Técnico de la Edificación español) exige que el diseño cumpla determinadas condiciones orientadas al consumo casi nulo. El código CTE, cada vez mas exigente en sus sucesivas revisiones, es sensible al costo de la energía para calentar o enfriar un espacio interior, la calidad del aire interior, a la fuga del calor o el frio por las paredes, compacidad,  los cristales o puentes térmicos.. y acota mejor o peor todos estos factores.

El Código español mira a un futuro en el que la demanda de energía que necesita una vivienda para calentarse o enfriarse sea menor, a un consumo energético muy reducido, que se alimente de energias renovables como el sol, el calor y el frio del aire o la tierra. El diseño con criterios Passivhaus añade un mayor grado de exigencia aunque no penaliza el empleo de materiales derivados del petróleo, aluminio ... o  la energía directa o indirecta para producir bienes y servicios (EI) altos, por lo que si se emplean poliestirenos, usuales en los Sistemas de Aislamiento Térmicos Exteriores (SATE)  lanas minerales, ventanas de aluminio o Pvc actuales, la huella de carbono es mayor. Por ello, tanto el Código CTE como el criterio passivhaus no contemplan ni resuelve la paradoja que en ocasiones se produce al reducir la energía consumida pero aumentar la energía de producción de materiales. En este sentido ver un estudio analítico descargar aquí realizado en sus tesis por Claudia N. Quispe Gamboa de la Escuela Técnico Superior de Arquitectura de Barcelona.

En los proyectos que aparecen en estas páginas, aparte de emplear conceptos pasivos y bioclimáticos, se procura el empleo de materiales naturales por su belleza además de que su uso reduce tanto la energía de producción de materiales como la de consumo a un costo aceptable buscando un equilibrio no siempre fácil de conseguir.

En la imagen superior* una esquemática comparativa entre distintos cerramientos. Solo unos pocos números redondeados para que el lector comprenda la diferente cantidad de energía que atraviesa (y se pierde)  en estos distintos muros. Se puede observar que el Cerramiento 1 (a la izquierda) pierde 14 veces mas que el número 6. Osea, 14 veces mas gasto, y comparado con el cerramiento 7, 18 veces mas gastos. Obsérvese el grosor del material aislante eficiente en azul y su evolución en los distintos casos.

(Nota 1: el cerramiento 7 está compuesto en su capa interior por una fábrica de bloques de hormigón curado en autoclave tipo Ytong o muro de termoarcilla relleno de material aislante tipo Porotón)

Nota 2: Los cerramientos exteriores representan en una vivienda aislada entre un 30 y un 50% usuálmente de toda la envolvente de la construcción). Un análisis de la evolución de las cubiertas y suelos así como de la variación de  los acristalamientos completarían esta visión comparativa de la transformación del aislamiento térmico en  la envolvente de las viviendas.

Extrapolando estos datos ( tener en cuenta que la energia perdida por los acristalamientos mas eficientes actuales son unas 6 a 8 veces mas aislantes, se explica como de una vivienda unifamiliar aislada antigua con un consumo de 500 €/mes se pase a facturas por consumo de 35 €/mes* en una casa pasiva actual. Datos en año 2020. *( El costo del término de potencia contratada no es reducible salvo una desconexión total de la red) ( No se ha supuesto en este número gordo que la casa pasivas cuente con placas fotovoltaicas que llevaría a anular prácticamente este concepto de la factura eléctrica)

*(No se ha pretendido hacer un análisis exhaustivo de la evolución de los muros en distintas zonas geográficas de España. Solo es un botón de muestra mas propio de zonas templadas-frias)

Para hacer mas gráfica la comparación, tener en cuenta un jersey de lana de 5 mm. de grosor de conductividad 0,03 w/m.K. Pues bien, la energía que pierde es 300 manteniendo la forma de la unidad comparativa del gráfico superior. Las soluciones 6 y 7, es como poner a la vivienda 15  y 20 jerseys respectivamente. Ver enlace relacionado.

 

En el diseño constructivo superior de este proyecto se puede ver como se soluciona el muro de cerramiento exterior. Por el lado interior se coloca un muro de 1 pie de fabrica de ladrillo, a continuación el aislamiento térmico de celulosa, un medio pie que sirve para crear la cámara donde se insufla este aislante y sirve de muro al que adosar la piedra de fachada. Como se puede observar, la continuidad de la envolvente térmica entre el aislamiento del muro y el del suelo se realiza con una hilada de hormigón curado en autoclave, de gran resistencia térmica que evita el puente térmico y crea una envolvente continua de aislamiento impidiendo de esta manera la existencia de condensaciones superficiales y formación de mohos.

Sobre este texto, una modelización del detalle constructivo* superior donde se analiza el puente térmico con el programa Therm. Con el se calcula por la teoría de los elementos finitos y comprueba que con esta pieza de hormigón aligerado curado en autoclave, el puente térmico desaparece y no hay riesgo de condensaciones superficiales. De esta forma, se crea una envolvente continua de aislante. (La unión de los forjados con los muros exteriores ha venido siendo un clásico lugar de puentes térmicos** con las consiguientes perdidas de calor o frio de la construcción y condesaciones superficiales y solo la normativa reciente ha puesto el foco sobre ellos de forma mas exigente)

*Se ha simplificado la solera y el encachado exterior, asemejándolo a terreno

**Algunos autores indican que las pérdidas por puentes térmicos pueden llegar al 30% de las  totales, cantidad nada despreciable.

Detalle de diseño de la unión del cerramiento exterior y la cubierta inclinada. Observese la continuidad del aislamiento térmico en la envolvente de la vivienda por lo que no hay puente térmico.