Una vivienda en Becerril de la Sierra. Madrid, 2019.

 Esta obra es una vivienda recién terminada (septiembre de 2019) en Becerril de la Sierra, Madrid. Se trata de una casa de una sola planta en parcela de 1.153 m2.. El terreno da a dos calles, una de ellas situada al sur y otra al este. Tiene una ligera pendiente.

Cuenta con 3 dormitorios, un despacho, salón-comedor-cocina en un único espacio bajo una cubierta inclinada de madera con una pendiente suave de un 20%,12º. Dar mas pendiente hubiera creado un aprovechamiento bajo cubierta mayor, un espacio mas alto en el espacio principal del estar-comedor-cocina y ese no era el objetivo. Cada dormitorio tiene su baño en suite. Tiene además un aseo de visitas. El resto es un cuarto de lavandería y un cuarto de instalaciones de 2.60 m2.

La superficie construida es 199,63 m2. de vivienda y 29,93 m2 de porches. Estos últimos son los metros computables. Los reales son 97 m2. (El primer metro de porche no se cuenta pues se considera alero, y del resto se computa la mitad.) La superficie útil interior es 163,50 m2.  La superficie total construida es 229,56 m2.

El costo final de obra ha sido 297.938 € mas 10% de iva. El costo unitario pues es de 1.297 €/m2.

En ella están volcados conceptos bioclimáticos. Se crea una gran cristalera al sur protegida por un amplio alero de 2.70 m.. De esta forma el sol de invierno mas horizontal, provoca al incidir sobre los ventanales un efecto invernadero, caldea la casa y contribuye a reducir el consumo de energía. El sol de verano, mas vertical, es obstaculizado por el amplio alero e impide un recalentamiento indeseado en esas fechas. La amplia cristalera proporciona al interior una gran luminosidad y reduce la necesidad de luz eléctrica. La ventilación cruzada permite una rápida disipación del calor en las noches de verano. La cubierta ventilada proporciona la reducción de la carga térmica que ha de soportar la cubierta en los meses estivales. Los huecos de las fachadas norte, este y oeste se reducen para evitar perdidas térmicas en invierno. Su planta es rectangular y su lado largo es el del sur, teóricamente la forma ideal para un edificio pasivo.

Por experiencias pasadas, con los materiales empleados en su aislamiento y los recursos de diseño utilizados, es de prever que la casa en verano esté a 23-25º, una temperatura confortable. Esa temperatura se consigue de forma natural, sin necesidad de aire acondicionado o del gasto que supone poner en funcionamiento el suelo radiante-refrigerante con el que también se dotó a la casa.

La cubierta está aislada con paneles de fibra de madera, (12+2 cm.) de alta inercia térmica. (Esto permite un gran desfase de onda térmica, de forma que la onda de calor tarda desde que llega hasta que entra, unas 10-12 horas, tiempo suficiente para que desaparezca el sol, y a través de una ventilación nocturna, deshacerse de algo de calor y prepararla para el día siguiente.

El acristalamiento empleado es doble acristalamiento Climalit Planitherm 4S, formado por dos vidrios laminados de seguridad Stadip Securit de 8mm de espesor (4+4) y Stadip Planitherm de 8mm de espesor (4+4) con butiral. El interior de la cámara está relleno de gas argón. Esto le dota a la casa de seguridad frente a la rotura de cristales y contribuye con su tratamiento de baja emisividad a mantener el calor en el interior de la misma en invierno.

La vivienda se proyecta a ras de suelo, sin semisótano o escaleras que la encumbre o la distancian del terreno, haciendo cómodo su acceso y el entrar y salir en verano al porche y al jardín.

Los amplios aleros protegen las fachadas y sus carpinterías de las inclemencias invernales así como de la radiación directa en verano y permiten estar cómodamente bajo su sombra.

En la foto se puede ver un detalle de un maqueta de como está construida la cubierta con la tarima de madera, los paneles de fibra, doble enrrastrelado que provocan una ventilación de la misma para disminuir el flujo de calor hacia el interior con salida del aire caliente por la cumbrera ventilada.

Los gruesos muros perimetrales de 60 cm. compuestos de bloque de termoarcilla (24 cm.), 15 centímetros de celulosa, medio pie de ladrillo (12 cm.) y chapado de piedra, constituyen un cerramiento exterior de alta inercia térmica, (ver nota 1 mas abajo)  con aislamiento por el exterior que evita puentes térmicos (la inercia es la pasividad por excelencia (nota 2)) poco influenciable por los cambios de temperatura exterior. Tiene una calificación energética "A". Con estos espesores de aislamiento obtenemos una casa muy eficiente energéticamente. Se podría conseguir una convencional hoy día casa pasiva si añadiéramos unos 10 cm. más de aislamiento, un recuperador de calor y vigiláramos al extremo en obra la hermeticidad al aire de la envolvente.

 

En esta casa se ha promovido el empleo de materiales naturales tanto en los muros de fábrica (arcilla) como en su aislamiento (celulosa y fibra de madera), buscando la transpirabilidad de la envolvente. Sus 15 cm. de celulosa en muros exteriores y 14 de fibra en cubierta se pueden aumentar sin duda, pero con estos grosores empleados, preveo una factura de consumo eléctrico moderada que publicaré si es posible al terminar este invierno próximo. Creo que  será alrededor de 120 €/mes el gasto de la bomba de calor de aerotermia si me baso en los datos no comprobados de otra vivienda con 8 cm. de celulosa en paredes y 14 cm. de aislamiento en cubierta.

La propiedad prefirió no realizar una casa pasiva. No obstante, los espesores de aislamiento realizados son considerables, habiendo viviendas pasivas con ellos. Hoy día, los aislamientos usuales en este tipo de casas se mueven en torno a los 20-25 cm. en paredes y 25-30 cm. en cubierta. El costo de incrementar 10 cm. en paredes hubiera sido de 10 €/m2 y de 20 €/m2 en la cubierta. Dotarla del recuperador de calor hubiera incrementado unos 7.000 € más. Existiría un ligero coste añadido de mejorar si se deseara el acristalamiento de doble a triple (mejorar la transmitancia de 1.10 a 0,7 W/m2°C)  y aumentar la hermeticidad. Otro gasto añadido sería contar con la colaboración en el proyecto de un consultor especializado que supondría unos 3.000 € y realizar, si se quisiera, la certificación oficial cuyo costo es de unos 2.500 €. Esto hubiera supuesto reducir la factura eléctrica de los 120 € previstos a unos 35-40 € al mes.

Transmitáncias de la envolvente empleadas en este proyecto:

  • Muros: 0,20 W/m2°C  [0,13]
  • Cubierta: 0,24 W/m2°C [0,16]
  • Suelo: 0,25 W/m2°C
  • Acristalamiento: 1,10 W/m2°C [0,70]

Entre corchetes la transmitáncia con 10 cm. mas de aislamiento o triple acristalamiento Bajo emisivo. En un cuadro mas abajo, aparecen las transmitancias máximas y recomendables del Código Técnico.

 

Una nota mas sobre el costo de la construcción.

El costo de partida de una vivienda unifamiliar en el momento actual (sept. 2019) es alrededor de los 1.000 €/m2. He elaborado un cálculo de lo que supondrían posibles incrementos ordenados de más a menos importantes en cuanto a coste.

De calefacción por radiadores y caldera de gasóleo a suelo radiante refrigerante con aerotermia: + 120€/m2

De cubierta aislada con paneles de poliestireno extruido a paneles de fibra de madera : + 50 €/m2

De cubrir con pizarra a filita en rama oxidada: + 65 €/m2

De solado interior con gres económico a suelos de madera maciza: + 30 €/m2

De aislamiento térmico de envolvente de casa  de Calificación "A" muy eficiente a aislamientos de casa pasiva (ver nota 2) : +35 €/m2

De Ventanas clase media a de alta calidad: + 15 €/m2

De un solado de gres exterior a piedra natural como la cuarcita dorada: + 5 €/m2

De pintura al temple a pintura al silicato o ecológica: + 5 €/m2

Todo ello hace que el coste unitario de la construcción se mueva en un rango entre 1.000 €/m2 y 1.400 €/m2

 

*Nota 1. Las construcciones en invierno en la sierra de Madrid están sometidas a calor del día y  frio en la noche. La radiación del sol incide de forma tangencial y mermada en la cubierta inclinada. Si la vivienda cuenta con una gran cristalera al sur, esta permite calentar el interior por efecto invernadero.  Una forma pasiva de aprovechar este calor es con una envolvente (muros exteriores y cubierta) de alta inercia térmica que almacenan el exceso de calor del dia y lo desprenden al interior en la madrugada cuando la radiación solar ya no calienta por efecto invernadero la cristalera a mediodía.

En verano, sobra calor desde media mañana hasta el atardecer. La cubierta se lleva la mayor parte de la radiación pues en viviendas con porches como en este caso, los muros están en sombra. La inercia térmica, suaviza los picos de temperatura interior y contiene y retrasa la onda de calor diurna y cuando por fin penetra amortiguada al interior, basta una leve ventilación cruzada al anochecer para deshacerse de exceso de temperatura.

Por esta razón es tan conveniente usar aislamientos como la celulosa (mas caro que poliestirenos), la fibra de madera (caro), el corcho (caro) pues tienen una alta inercia térmica frente a los derivados del petróleo como el poliestireno expandido o extruido (baratos).

*Nota 2. Una casa pasiva o casa solar pasiva o hábitat pasivo, es un tipo de construcción o de casa en la que se utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática combinados con una eficiencia energética muy superior a la construcción tradicional. Se trata de una construcción con un consumo energético muy bajo, y que ofrecen durante todo el año una temperatura ambiente confortable sin la aplicación de la calefacción convencional

Agunos enlaces de interés sobre Passivhaus

http://www.plataforma-pep.org/estandar/ejemplos-ph

https://www.construible.es/comunicaciones/estandar-passivhaus-metodo-diseno-calculo-ejecucion-edificios-casi-nulos

https://passivehouse-international.org/upload/Guia-del-Estandar-Passivhaus-fenercom-2011.pdf

https://www.thecambiumdesign.com/the-cambium-design-blog/construccion/la-inercia-termica-en-las-casas-de-madera-parte-1/

 

Manuel Monroy Pagnon, Septiembre de 2019