La Casa de Montaña y Amplios Porches

La Casa de Montaña y Amplios Porches

Vista desde la entrada. Este frente -principal- se orienta al sur-oeste. Esto hace que esta fachada esté iluminada directamente casi todo el día por el sol, lo que provoca que se presente a la calle con mas esplendor. Si la parcela hubiera estado en el lado contrario de la calle, el frente estaría dando al norte, en sombra y su aspecto seria mas apagado y sombrío.

El acceso dejado en la valla por la promotora se modificó al objeto de colocarlo en el ángulo con una mejor perspectiva de la casa.

Esta obra se ha comenzado en la primavera de 2.010. Está emplazada en San Rafael, El Espinar, Segovia, en un hermoso prado rodeado de una impresionante forestal que se puede ver mas abajo. La casa se abre al paisaje a través de amplios ventanales orientados al sur amparados por aleros y porches y se trata de integrar en el construyéndose con materiales naturales y colores cálidos,
piedra de granito rubio (vista por su cara mas clara), cubierta de filita gallega en rama de colores rojizos y óxidos, acero corten y elementos de madera de pino aserrada y laminada. El amplio porche protege la casa de la lluvia y el sol.

Se ha procurado usar materiales naturales evitando los plásticos para el aislamiento de las paredes y la cubierta. Las ventanas son de madera con doble junta de goma. Las pequeñas al norte son de PVC. Los muros son muy anchos,
inusuales hoy día, de mucho mas confort por su alta inercia térmica (55 cm.) y aislados con celulosa (ventajosa por el alto calor especifico y mucho mayor desfase de onda térmica que poliuretanos y poliestirenos).

El acristalamiento es doble y triple, con la cámara ó cámaras rellenas de gas argón y con tratamiento de baja emisividad lo que eleva notablemente su resistencia térmica hasta casi 3 y 6 veces el valor de un acristalamiento doble normal.

La superficie construida es de 475 m2. El presupuesto es de 355.000 € (+ iva) con un costo promedio de 747 €/m2. El costo final fue en torno a 375.000 € (+ iva).

Interiormente se ha creado sobre el estar un gran espacio a doble altura que deja vista todo el armazón de la cubierta siendo el espacio principal y unificador de toda la casa y confluyendo a el la escalera, la zona de cocina, el comedor y el estar de la planta alta.

Los porches se ha proyectado sin pilares que se interpongan en la vista del hermoso entorno. Esto ha sido posible gracias a unas importantes vigas metálicas en voladizo que como la rama de un árbol, sostienen la cubierta de madera y piedra. Fotos de la construcción abajo.

La cubierta a 4 aguas confluye en esta pieza clave, desde la que parten las 4 limas. Esta, a modo de montura, cabalga sobre una viga maestra de madera laminada y sirve de apoyo al resto de vigas principales que sostienen la estructura secundaria de la cubierta.