La Casa entre Bosques

Esta es una casa de veraneo en San Rafael.

El terreno está situado en lo que era hermoso prado rodeado de pinos donde no hace mucho se podían ver caballos al galope. Ahora, el prado no se percibe y a cambio se ha visto salpicado de casas con mejor ó peor fortuna. El aire amparador de su cubierta, los colores cálidos de la madera y de la filita en rama, evocan como un ensueño primigenio de casa donde refugiarse.

El estilo como se puede ver continua la línea de la casa en Becerril de la Sierra.

El porche delantero rebaja la escala de la casa. Imaginándola sin el, la presencia de la casa se haría excesiva. Por eso, en los últimos proyectos procuro rodear a la casa de porches, pues le dan una escala mas cercana y próxima.

La casa se comenzó a construir a primeros del año 2004. Aquí se pueden ver fotos de los primeros momentos. A lo largo de esta página puedes ver planos, fotos del estado final, comentarios y detalles de esta obra. La casa se terminó en el verano de 2005.

El presupuesto inicial de la construcción fue de 220.000 euros (36.500.000.- pesetas) en el año 2004.

Se parte de una parcela de unos 700 m2. El terreno tiene un ligera pendiente que finalmente queda algo mas acentuada con relleno. Se lleva la construcción al fondo de la parcela para ganar jardín al sur.

Se plantea una vivienda con una planta baja compuesta de porche, estar, comedor, cocina, un dormitorio, un baño y espacios de distribución. En planta alta se sitúan 3 dormitorios y dos baños, uno de ellos independiente. El semisótano se distribuye para garaje y distintos espacios de servicio.

Los materiales utilizados son: muros de apoyo perimetrales de fábrica de ladrillo chapados en piedra de musgo. Los pilares y vigas interiores son metálicas y de hormigón. . La cubierta y elementos de madera en porches y aleros son de pino aserrado y tratado. La cubrición se realiza con planchones de filita. La carpintería es de madera. Los dinteles de ventanas se realizan con traviesas de tren.

El estilo como se puede ver continua la línea de la casa en Becerril de la Sierra.

El porche delantero rebaja la escala de la casa. Imaginándola sin el, la presencia de la casa se haría excesiva. Por eso, en los últimos proyectos procuro rodear a la casa de porches, pues le dan una escala mas cercana y próxima.

La casa se comenzó a construir a primeros del año 2004. Aquí se pueden ver fotos de los primeros momentos. A lo largo de esta página puedes ver planos, fotos del estado final, comentarios y detalles de esta obra. La casa se terminó en el verano de 2005.

Detalles de la construcción

La estructura de la cubierta es de madera aserrada de pino silvestre de la zona, de los pinares de El Espinar, Segovia. Las escuadría para los pares es de 10×20. Para las vigas, jabalcones y basas de 20×20. Esta última es en mi opinión la sección mas adecuada para los elementos principales de esta obra, ya que una menor (15×15 como anteriormente utilicé para un porche de 2.5 m. de vuelo) da una sensación de excesiva endeblez, aunque tenga resistencia suficiente. La clasificación resistente de la madera aserrada utilizada según la Norma UNE EN 338 es C18. La tornillería utilizada es de Heco Schrauben en general de 6×240. La madera utilizada en el porche es de derribo. El costo de la madera aserrada es de unos 300 € (año 2006) el m3 cepillada y curada en autoclave. (El de madera laminada, -mas estable dimensionalmente-, no se abre ni se deforma, de unos 600 €/m3). Las paredes exteriores van chapadas con piedra de musgo de unos 10 a 12 cm. de espesor.

Hay hoy día todavía cierta reserva a usar elementos de madera en el exterior. Sin embargo actualmente hay fabricantes de prestigio que disponen de productos protectores de la madera para exteriores de calidad. La frecuencia de mantenimiento depende de las condiciones ambientales y del grosor de capa aplicada. La resistencia máxima observada es de 5 a 7 años. En este proyecto, la fachada con mas elementos de madera es la sur (en realidad sur-oeste) pero los elementos que mas sufren son el alero extremo, la barandilla y el zócalo de borde de la base. En el alero se ha dispuesto una plancha de cobre que conjuga bien con el resto de la casa (no hay que asustarse porque al principio tenga un color chocante). El resto de los elementos, pares interiores, vigas, jabalcones, entramado para acristalamiento, etc… está remetidos y mas protegidos del sol y de la lluvia.

De estas fotos se pueden aprender algunas conclusiones.

Salvo la foto superior derecha, el resto tienen demasiada altura. Quedaría mejor, pienso, -desde el punto de vista estético,- sin una planta, la semisótano.

Frente sur. En la foto (2), el sol no ilumina el frente sur (a calle) . La foto fue tomada por la mañana. Visualmente la configuración de la fachada con ese juego formal de interés queda «matado» por la ausencia de luz. Compárese con las foto que encabeza esta página. De aquí se desprende que si diseñamos para una orientación norte, de poca luz, no va a tener la misma fuerza formal nunca que al sur, donde parafraseando a Le Corbusier va a ser realzada por ese juego de volúmenes bajo la luz.

Frente Norte. La foto inferior derecha (4) muestra una fachada con un tamaño excesivo, y demasiada masa de piedra que la configura como una fachada visualmente pesada. Tal vez una duplicación de un tejado, unas contraventanas grandes de madera, un forrado de tabla de madera en el triangulo superior hubieran mejorado este frente.

Inocentes

Ese día decidió ganarse la vida engañando a la gente. Puso un anuncio en la prensa. “Coach emocional. Te ayudo a superarte” en realidad ella había estudiado matemáticas, y estaba desesperada por encontrar un contrato mileurista. Pero ya ni a eso. Recibiría en un cuarto de su casa que le quedaba libre. Sacaría la cama, pondría un par de sillas, una mesita, un jarrón, algún detalle, un par de cuadros sugerentes, una música relajante y un par de títulos de cursos sobre técnicas de ayuda. Si la...

leer más

La de Dios es Cristo

El ejercicio consisia en hacer un relato que contuviera el mayor numero de palabras con cras, cres, crus, cris, cros. Sonó el teléfono. Eran las 6 de la mañana. Cristina y Cristóbal despertaron. Tenían que llevar un importante y urgente pedido a una marisquería muy exigente que estaba en la cresta de la ola. Aunque su matrimonio atravesaba una cristalina crisis, los dos luchaban por él oliendo a pescado. Cargaron los crustáceos, se montaron en su moto de cross y raudos se encaminaron a la...

leer más

Microrelato. Una buena noche en la ciudad

  Antonio se enamoró de su antigua ayudante de locución. El tenía 53 años. Ella 50. Él estaba casado. Ella, separada. Ella marchó a Argentina. El permaneció en España. Volvió fugaz un 24 de diciembre a Barcelona. Mientras que las casas estaban presididas por mesas repletas a punto de desordenarse, ellos vagaban felices por la ciudad iluminada y desierta en su viejo Volvo acompañados de emoción embotellada de vino. Aquella sensación de desapego del mundo, de sus fiestas y fastos por...

leer más

Adagio

El jolgorio iba in crescendo. La segunda ronda ya casi se estaba apurando incluso una pequeña trompetilla de bolsillo empezaba a hacerse sentir en los oídos. Los móviles distraídos posaban sobre la mesa. Patricia, hija de Susana, miraba entretenida los papeles entre ellos. En esto vio un mensaje en el teléfono de su madre. -Mama, tienes un mensaje del abuelo -leérmelo hija- será para felicitarme la navidad -Es un poco largo, mama - No importa, léelo La dulce voz de la cría redujo el bullicio....

leer más

Un breve paseo

Andrés caminaba por las calles taciturno. En su cabeza le rondaban varios pensamientos entrecruzados. Los semáforos se encendían dispares, las luces tintineaban, los escaparates eran chorros de luz, los neones le sorprendían con sus destellos. Interrumpía sus pasos en los cruces con ansiedad, deseando pasear y pasear. Huía de la soledad de su cuarto, cansado de mirar los mensajes, las noticias, los correos, las ausencias de tantos saludos que añoraba, aunque fueran breves palabras. Las fiestas...

leer más

Maletines

El ejercicio consistia en escribir sobre maletines   Eran las 8 de la mañana. El Sr. Muller tenía sobre la cama de la habitación 103 del Hotel Ritz, cinco maletines. Por última vez los abrió y repasó su contenido. La cerradura central mate sonó opaca al abrir el maletín negro de cuero. Una carpeta trasparente estaba en primer lugar, y un borrador de escritura de compraventa en su interior, sobresaliendo por los bordes. En la tapa, diversas plumas y bolígrafos todos distanciados a la...

leer más

Un día especial

-Es muy probable que esta mañana sea decisiva para lo que vivo -¿Ah! Si? Cuéntame. -Está mañana como cualquiera otra, leí algo. Sé que te molestará leerlo pues ya me dijiste que no hablara de Dios. -Prefiero que escribas, aunque lo hagas de Dios. -Gracias. En eso confío, pensé que puedo aprender a escribir poniendo Dios o poniendo diablo, puedo hacerlo usando liberal o proletario, azul o rojo. -¿ Y que ocurrió al leerlo? -Si, sentí paz, paz en los pies y en el alma. Ayer fue un día de...

leer más

Final de mes

Cuando tropecé con él, comprendí que ya no había remedio. Caí sobre los platillos que sonaron estrepitosamente ante el público silencioso que hasta ahora nos venía observando colocar ordenadamente desde sus butacas. El batería se apartó brusco y empujó al contrabajo que a su vez lo hizo en dominó a los 4 violinistas. En un momento, toda la solemnidad del comienzo del concierto se vino abajo, instrumentos por los suelos, trajes manchados, yo por los suelos, sillas y atriles volcados, partituras...

leer más

3 bocetos personales

Alberto era bajito y un poco entrado en cintura. Tenía unos 55 años. Trabajaba como gruista. Tenía un sentido de humor ágil y curtido, repleto de chascarrillos aprendidos en obra. A veces fuertes, guarros y groseros. Era listo e ingenioso. Resolutivo. Las había pasado canutas. Desahuciado, Tuvo que vivir incluso en el coche con su mujer, buscando aparcamientos donde dormir y de los que a primera hora irse para que no le llamaran la atención. Era fumador. Con una maquinita se hacia los...

leer más

Adrian

Adrian salió una vez más a fumarse un cigarro. Había vuelto a coger recientemente la costumbre y esta vez no veía manera de dejarlo. Ahora, tras apagarlo se sentó decidido a escribir y no se le ocurrió otra cosa que de su más inmediato pasado. Y ya lo acababa de hacer. ¿Y ahora qué? Oyó las pisadas de Daisy, su perra que se recostaba junto a el. No se había quitado el chaquetón pues la casa estaba algo fría y había arrastrado algo del fresco que había cogido al salir. Su mujer entró en el...

leer más